Individual

La terapia Gestalt se centra principalmente en la toma de consciencia, el darse cuenta y la aceptación de uno mismo y de su entorno. Saber conscientemente qué nos pasa, nos ayuda a afrontar de manera diferente las situaciones que vivimos y que son conflictivas.

Vivir en el presente, y no en lo que nos pasó o en lo que nos puede pasar, nos conecta con la realidad, con el aquí y ahora.

El proceso de aceptación e integración nos puede ayudar a posicionarnos, delante de situaciones que nos preocupan o angustian, de una manera más saludable y sana.

“La terapia gestalt no es un conjunto de técnicas sino la transmisión de una actitud, una forma de estar en la vida” Claudio Naranjo.